¿Descuentos o meses sin intereses?

5 julio, 2019 - Redacción

Ya está por terminar el año, llega el aguinaldo, la prima vacacional, tarjetas de regalo y también la euforia por hacer tantas compras como podamos y las grandes tiendas lo saben por lo que nos ofrecen tantos descuentos como pueden para que compremos más y más.

Estamos a tan sólo una semana del Buen Fin y la locura por las compras va a ser insaciable, pues va a haber tantas ofertas, promociones, reembolsos o bonificaciones, meses sin intereses y descuentos que ya no sabrás ni cuál escoger. Por eso en Compara y Ahorra te queremos ayudar a que tomes la mejor decisión.

ofertas

Fuente Imagen: Times of Malta

Primero, vamos a ver en qué consiste cada uno de ellos.

fashion

Fuente Imagen: Fashion Riot

Seguro te ha pasado que cuando estás ya por pagar, te hacen la pregunta: “¿Quiere el descuento, o los meses sin intereses o le reembolsamos cierto % en su monedero electrónico? y aunque parezca sencillo debes evaluar cuál es lo que más le conviene a tu bolsillo.

Aquí puedes ver un ejemplo de los beneficios que puedes conseguir al hacer tus compras.

descuentos

Fuente Imagen: Dirección General de Estudios sobre Consumo con información de tiendas departamentales.

Analizando un poco la información anterior podemos darnos cuenta que la opción más barata es elegir el descuento y pagar con la tarjeta de crédito de la tienda que ofrece un 5% más. Por otra parte, la opción más cara es la de 15 meses sin intereses con un descuento de 10%.

Meses sin intereses 

La promoción a meses sin intereses funciona como su nombre lo indica —sin intereses—, sólo cuando eres cumplido con tus pagos. Si te retrasas irremediablemente acabarás pagándolos.

Promociones a 6, 12, 24 y hasta 48 meses sin intereses es lo más tentador que escuchamos cuándo vamos de compras, pero debes saber utilizarlos como una herramienta que te permita hacer tus compras de forma adecuada difiriendo gastos que de contado no podrías cubrir en el momento.

Sólo no incurras en los excesos y revisa los plazos en los que estás comprometiendo tus ingresos futuros y siempre lleva un control de tus gastos. También puedes establecer metas financieras que te permitan poco a poco ir adquiriendo lo que a ti te guste.