Cómo conseguir muebles gratis para tu nuevo hogar

14 junio, 2019 - Coral Vega

En este tiempo, independizarse es una de las metas de muchos. Pero así como antes te emocionabas por comprar útiles nuevos cada vez que entrabas a la escuela, al menos para mí, comprar o conseguir los muebles para un nuevo hogar o renovar un espacio es una de las cosas que más disfruto en la vida.

Pero seamos sinceros, muchas veces no podemos darnos el lujo de comprar siquiera una cuchara, por lo que tenemos que buscar opciones para optimizar nuestros recursos, y en algunas ocasiones tendremos que recurrir a ciertos trucos para poder tener lo básico dentro de nuestra casa.

muebles gratis

Fuente imagen: iStock

Lo primero por hacer, como en todo, es una lista que nos ayudará a identificar nuestras prioridades, ¿Qué es mejor para ti, tener una cama (o mínimo un colchón) o una pantalla de televisión?  Así que una vez que tengas en mente cuáles son los muebles que son más importantes entonces empieza la búsqueda, no será tan fácil pero seguro lograras amueblar tu nuevo hogar o renovar algunas cosas, utilizando lo mínimo de tu presupuesto e incluso gratis.

No olvides darte la vuelta por los supermercados, muchas veces tienen ofertas muy buenas en electrodomésticos, una vez encontré una plancha en $100 de muy buena calidad.

En México es complicado acceder a muebles “gratis” como tal, pero si podemos iniciar una búsqueda de muebles de bajo costo o de segundo uso, por lo que nos dimos a la tarea de buscar las mejores opciones para ti.

 

Marketplace de Facebook

marketplace

Fuente imagen: Shutterstuck

Facebook se ha convertido en un centro de negocios porque aquí podemos encontrar básicamente de  todo. Así que sácale el mayor provecho a esta red social. Seguro estás familiarizado con el icono de una tienda o casita, así que lo único que tienes que hacer es: entrar a marketplace, escribes gratis o free en tu búsqueda y aparecen todos los artículos disponibles. La búsqueda automática es de 22 millas a tu alrededor, pero también lo puedes ajustar o incluso buscar en otras partes fuera de la zona donde  vives. Especialmente los fines de semana o a fin de mes cuando las personas se están mudando, es posible que encuentres más muebles gratis. Y si no es gratis, al menos a un precio accesible, claro que va a llevar su tiempo encontrar justo lo que necesitas.

 

Muebles de segunda mano de amigos y familiares

familiares

Fuente imagen: Segundamano.mx

No es tan difícil conseguir mobiliario a precio cero de esta forma. Si comentas con familiares o amigos que tienes que comprar determinados muebles encontrarás que hay personas que tienen guardados muebles que no tiran o venden porque les tienen cariño pero a ti te los darán de buena gana.

No descartes esta opción de muebles regalados y habla de lo que necesitas. Eso sí, no te comprometas hasta que los veas. El precioso mueble de tu tía, que para ella a ti puede parecerte horripilante. No obstante, luego tienes la posibilidad de cambiarles el aspecto a tu gusto, pintándolos o “tuneándolos” un poquito.

 

Construir tus propios muebles

construye tus muebles

Fuente imagen: Nueva Mujer

Es más fácil de lo que parece. Además estás contribuyendo a reciclar muebles para preservar el medio ambiente. Puedes empezar por proyectos sencillos como el de transformar elementos que lleguen a tus manos en pequeñas piezas.

Reciclar una caja de madera en un pequeño armario con bastantes utilidades: un botiquín, un especiero, un portallaves, guardar tus pinturas, etc. Seguro consigues algo con un poco de imaginación y no tanta habilidad.

Este tipo de cajas, si no llega a tus manos directamente, es fácil de conseguir de familiares y conocidos. Son de madera solo ligeramente tratada, de aspecto rustico pero resistentes.

Busca pallets: Son muchísimas las aplicaciones que puedes darles, como muebles de interior o muebles de exterior. Simplemente apilándolos y con unos almohadones tienes una plataforma que puede servirte como asientos para una sala. incluso puedes buscar quien te pueda coser tela para tus almohadones y te saldrá mucho más barato que comprarlos.

Los encuentras en comercios que los utilicen continuamente, como centros dedicados a la construcción, incluso en supermercados.