Consejos reales para comprar tu casa SIN DEUDAS

5 julio, 2019 - Belén M. Saldivar

El sueño de muchos mexicanos es hacernos de una casa pasados unos años que nos independizamos y empezamos a laborar, sin embargo, los precios, el salario que tenemos y, en general, la situación del país muchas veces nos desanima para embaucarnos a esta aventura.

De acuerdo con la encuesta realizada por el portal Viva Anuncias acerca de Las Preferencias Inmobiliarias de los Mexicanos para el 2018, de los 2,000 encuestados el 94% indicó que comprar una vivienda es uno de sus propósitos para este año, mientras que 6% no lo desea; de esta última cifra, el 69% afirmó que su sueldo no le permite tener los recursos suficientes para ello.

 

 

¿Cómo tener recursos para comprar una casa?

En primer lugar, debes deshacerte de las deudas que tengas para, de esta manera, tener unas finanzas personales sanas que te permitan empezar a ahorrar y financiarte la casa o departamento de tus sueños.

Al momento en que empieces a deshacerte de estas deudas, podrás empezar a ahorrar de verdad sin tener la presión de pagar algo que podría generarte aún más intereses.

Asimismo, localiza cuáles son tus gastos hormigas que, al final del mes, puede que se lleven hasta la mitad de tu sueldo: cigarros, comidas en el trabajo, el café que compras en la calle, el uber o taxi que tomas por tener flojera de caminar o, incluso, el viaje en el metro que bien te puedes echar caminando. Todos estos son gastos que si bien son chiquitos, cuando se acumulan los días verás cómo sí tienen impacto en tu cartera.

Eliminando estos factores te darás cuenta que tu salario te rinde mejor, por lo cual estás en un momento adecuado para que empieces a ahorrar, aunque sea, un 20% de tu salario o incluso más.

 

 

Busca ingresos extras

ingresos extra

Fuente imagen: TuTasa

 

Ahora que ya ahorraste incluso más del 20% de tu salario podrás decir que sigue siendo insuficiente para que alcances la meta para poder comprar algún inmueble, por lo cual puede ser momento de que busques incrementar tus ingresos.

Dependiendo a lo que te dediques, podrías ver la opción de empezar a freelancear o a colaborar en otros trabajos en donde puedas laborar a distancia, incluso puedes hacer cosas más ligeras como sacar a pasear perros, cuidar a los hijos de tu vecina o prepararle y venderle la comida a alguien.

Es importante que el dinero extra que recibas no te lo gastes, es más, intenta olvidarte de éste. Si puedes sobrevivir ahorrando 20% de tu salario, puedes sobrevivir sin gastar estos ingresos.

Debes tener en cuenta que no todo se reduce a trabajar, ahorrar y sacrificarte. De vez en cuando no está mal que salgas a divertirte con ese dinero o te compres alguno que otro gustito.

 

 

Invierte

Invierte

Fuente imagen: InvestaBank

 

No sólo se trata de ahorrar, sino también de invertir sobre todo si no quieres que tu dinero pierda poder adquisitivo y, en segundo lugar, también para que “solito” se ponga a trabajar. Es obvio que solo no trabaja en dinero, debes buscar de qué manera invertirlo, ya sea en pagarés, fondos de ahorro, cetes o, si te sientes más aventurero, en la Bolsa Mexicana de Valores.

Pero no vayas a invertir todo lo que tienes ahorrado en un solo lugar, diversifica, es decir, una parte ponlo en cetes –la aplicación incluso te da diferentes productos para invertir-, otra llévalo con tu banco a que te asesoren para ver las tasas de rendimientos y lo demás podrías buscar en la Bolsa.

El caso es que pongas a trabajar tu dinero para que poco a poco te vaya generando aún más y la meta que tienes no se vea tan lejana. Además, el que persevera alcanza, si bien juntar 2 millones de pesos para una casa no es tarea sencilla, puede que las inversiones jueguen a tu favor.

 

 

Asesórate adecuadamente

Asesórate

Fuente imagen: BBVA

 

Al momento de comprar un inmueble asesórate con un experto, el cual vea cuáles son tus capacidades de pago y cuáles son tus necesidades. En una primera estancia puedes consultar el tabulador que tiene la Condusef para calcular lo que deberás gastar por el inmueble que deseas.

Usualmente, lo recomendado es que des un enganche de 20% sobre el costo total del inmueble que deseas comprar; sin embargo, si no deseas pasar veinte años pagando por la hipoteca de tu casa, procura que el enganche sea de 50%; sabemos que puede sonar complicado, pero si ya ahorraste e invertiste puede que tengas una grata sorpresa.

Por ejemplo, si el valor de la casa es de 2 millones de pesos y das un enganche de 1 millón de pesos (50%), el pago mensual que deberás realizar en un plazo de 10 años será alrededor de 13,000 pesos. Si aumentas el enganche a 60%, el pago mensual rondará los 11,000 pesos.

En cambio, si das un enganche de 20% y tu plan es pagarlo en un plazo de 10 años, la mensualidad te saldría por arriba de 15,000 pesos.

Al final, comprar un inmueble no es una cosa sencilla, pero tampoco es algo imposible. La clave está en ser constante, ahorrar e invertir.