Así puedes estar asegurado en el IMSS sin empleo

19 marzo, 2020 - Belén M. Saldivar

Actualmente se ha impulsado mucho el trabajo independiente, o como se le conoce también, freelancear. Si bien esta modalidad tiene sus ventajas –trabajar a tus horas, organizarte e incluso tener más días de descanso- el temor de muchos es no contar con el seguro que proporciona el Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS).

¿Por qué es tan importante para los trabajadores estar afiliados al IMSS? Porque de esta manera puedes contar con los servicios médicos que necesites en tu clínica y, además, puedes proteger a tu familia, a la vez de que puedes cotizar para tu retiro y tener prestaciones por enfermedades y maternidad, invalidez, entre otras cuestiones.

Por ello, para muchos trabajadores a la hora de laborar por su cuenta o estar en un trabajo donde no hay prestaciones (o sea, que no te dan el seguro del IMSS), es una gran preocupación e incógnita el qué hacer para no perder este tipo de beneficios.

Incorporación voluntaria

Incorporación voluntaria

Fuente imagen: Mundo Logístico

Para afiliarte al IMSS siendo un trabajador independiente los puedes hacer a través del Régimen Voluntario, en el cual tienes la opción de la incorporación voluntaria para trabajadores del ámbito urbano, la incorporación voluntaria para trabajadores del campo o bien, en el seguro de salud para la familia.

En las primeras dos modalidades, como su nombre bien lo dice, se pueden afiliar trabajadores no asalariados del ámbito urbano y rural para obtener los beneficios del seguro social. Cabe destacar que esta incorporación voluntaria tiene costo anual y es de un año, iniciando los servicios médicos para ti y tus beneficiarios legales a partir del primer día del mes siguiente al de tu ingreso al seguro.

Si quieres renovar tu incorporación, lo puedes hacer dentro de los 30 días naturales previos al vencimiento de la anualidad contratada que está transcurriendo.

En el caso del seguro de salud para la familia se podrán incorporar, de manera voluntaria, los miembros de las familias mexicanas o de mexicanos en el extranjero que no cuenten con un esquema de seguridad social. Con éste esquema podrás asegurar a tu cónyuge o concubina, hijos, padre y madre, abuelos, nietos, hermanos, primos, hijos de los hermanos y hermanos de los padres de la persona afiliada.

Asimismo, deberás cubrir una cuota anual que te dará el derecho del seguro por ese lapso; dicha cuota se cobrará por cada miembro del núcleo familiar que se incorpore al seguro y, en función de la edad del solicitante, se determina la cuota anual a cubrir de manera anticipada por cada asegurado.

seguro de gastos médicos

Fuente imagen: IMSS

La cobertura iniciará el primer día del mes inmediato siguiente al de su contratación y si se desea renovar el seguro, ésto se podrá hacer dentro de los 30 días naturales anteriores al vencer el año calendario.

Contrata un seguro de gastos médicos

Otra opción para que tanto tú como tu familia no queden desprotegidos ante algún tipo de enfermedad o accidente cuando eres un trabajador independiente es el contratar un seguro de gastos médicos, de acuerdo a tus necesidades. Incluso si cuentas ya con la seguridad social, contratar una póliza no te haría ningún daño.

IMSS

Fuente imagen: Condusef

Para hacerlo te recomendamos checar en las diferentes aseguradoras que existen los tipos de productos que ofrecen y cuál es el que se adapta a tus necesidades. No te quedes con la idea de que un seguro es algo caro e innecesario, al contrario, te puede sacar de muchos apuros.

Además, varias aseguradoras tienen costos muy accesibles. Si tienes dudas, la Condusef te puede ayudar a través de su simulador en línea, en donde al aportar datos como sexo, edad, el plan que buscas y el monto de deducible que piensas cubrir, te da diferentes opciones de compañías de seguros para que veas cuál es la que más te conviene.